Aparcamientos y estaciones intermodales de transporte

En los últimos tiempos se habla de mucho de los intercambiadores, o más técnicamente de los centros intermodales de transportes. Se definen como espacios en los que confluyen distintos medios de transporte para facilitar el movimiento de los viajeros. Así, en cualquier intercambiador de transportes suelen coexistir taxis, autobuses y un parking para vehículos privados que acompañan al servicio principal que normalmente se trata de un aeropuerto o de una estación importante de tren.

En Madrid por ejemplo, este tipo de intercambiadores modales han revolucionado el sector de las comunicaciones nacionales e internacionales, ejemplos como la Estación de Atocha, en la que confluyen todos los medios de comunicación terrestres posibles, son un ejemplo internacional de estación intermodal.

Veamos en detalle esta estación, en ella confluyen varias vías de Alta velocidad procedentes del sur y este de España, conecta Madrid con Sevilla y con Barcelona por citar dos ejemplos con un cómodo  viaje en tren de menos de 3 horas. Los viajeros que llegan a la estación de Atocha disponen a pocos pasos de taxi, autobús y de líneas de metro y cercanías que les pueden llevar a cualquier punto de la ciudad. Además la estación cuenta con varios parkings donde esperar al viajero o incluso donde dejar el vehículo en el caso de largas estancias.

Otro buen ejemplo de estación intermodal en la ciudad de Madrid es el Aeropuerto de Barajas, en este aeropuerto disponemos de varias conexiones de metro, autobuses y taxis para acercar al cliente hasta la ciudad.

Dentro de los grandes aeropuertos como el de Barajas, los clientes pueden disfrutar de nuevos servicios de aparcamiento como son el parking express, que permiten dejar al cliente muy cerca del embarque y los aparcamientos de larga estancia. Los aparcamientos de larga estancia son una revolución dentro del sector de las comunicaciones aéreas, facilitan la posibilidad de dejar el coche durante largas temporadas en el aeropuerto con la seguridad de que a la vuelta no hay ningún percance en el vehículo y a un coste en muchas ocasiones más rentable incluso que la contratación de un taxi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *